Itinerario

1. El centro histórico

El Molino de Soldevila

La existencia de molinos de harina en La Seu d’Urgell está documentada desde el siglo XII, aunque seguramente era anterior. La mayoría se dedicaban a la molienda de cereales, aunque también había de paños.

Ver punto de interés

Iglesia de Sant Agustí

La iglesia conventual de Sant Agustí se construyó siguiendo los criterios del estilo gótico. Es una iglesia de una sola nave y con ábside poligonal cubierto con bóveda de crucería.

Ver punto de interés

Iglesia de la Inmaculada

La fachada principal de la antigua iglesia de la Inmaculada cierra por poniente la placeta de las Monjas, situada por encima de la plaza del Carmen.

Ver punto de interés

Cal Serrano

Cal Serrano es uno de los edificios más destacados del gótico civil de La Seu d’Urgell, que podríamos datar del siglo XIV, como Ca l’Armenter y Cal Roger, que se alza en la esquina de la calle Mayor y la calle de Santa María.

Ver punto de interés

La Calle Mayor

Cal Tarragona perteneció a una de las familias más influyentes de La Seu a finales del siglo XIX y principios del XX.

Ver punto de interés

Medidas, mercados y artesanos

Las medidas de grano están ubicadas en los porches de la calle Mayor, muy cerca de su confluencia con la calle Capdevila. Se trata de dos estructuras construidas con grandes sillares de piedra que servían para medir capacidades y para fijar operaciones de compraventa de grano.

Ver punto de interés

Espai Ermengol

El Espai Ermengol está ubicado en Cal mossèn Poldo, uno de los edificios porticados que definen el tramo inicial de la calle Mayor. Actualmente es un espacio polivalente que acoge la oficina de turismo y varios espacios expositivos dedicados a la historia de la ciudad.

Ver punto de interés

Claustro de Sant Domènec

Vinculado al convento de Sant Domènec, el claustro está construido en un estilo clasicista que habría que datar hacia el siglo XVIII. Está configurado por cuatro galerías de siete arcos de medio punto sostenidos por columnas dóricas.

Ver punto de interés

Iglesia de Sant Domènec

Hasta bien entrado el siglo XIX, la iglesia de Sant Domènec formaba parte del convento de los dominicos de La Seu d’Urgell.

Ver punto de interés

El ayuntamiento y la plaza dels Oms

La plaza dels Oms es un espacio de gran simbolismo en la vida ciudadana de La Seu d’Urgell, con la Casa de la Ciudad cerrándola por levante y el impresionante cuerpo catedralicio por el sur.

Ver punto de interés

Portal de Andorra. Murallas

El Portal viejo de Andorra es el principal vestigio que se conserva del antiguo conjunto de murallas y reductos fortificados que protegieron y rodearon La Seu d’Urgell.

Ver punto de interés

La Plaza

El extremo norte de la calle de los Canonges se conocía en el período medieval con el nombre de “La Plaza”, lo cual define su función como espacio de mercado.

Ver punto de interés

Cal Roger

Junto con Ca l’Armenter, es uno de los edificios más notables de la calle. Está situado entre medianerías y tiene planta baja y tres pisos.

Ver punto de interés

La comunidad judía

A partir del siglo XIII, la comunidad judía de La Seu d’Urgell se convirtió en una de las más prósperas del Pirineo catalán.

Ver punto de interés

Ca l’Armenter

Edificio esquinero de notables dimensiones, ubicado en la confluencia de la calle de los Canonges y la de Sant Just, y con la planta baja porticada en la fachada de la calle de los Canonges, con cuatro columnas de sección octogonal que sostienen los envigados de madera sobre los que se levantan los pisos superiores.

Ver punto de interés

Una calle de menestrales

En la Edad Media, en un momento de expansión demográfica y económica en los Pirineos, el núcleo de La Seu d’Urgell se articulaba a través del eje que actualmente configura la calle de los Canonges.

Ver punto de interés

Palacio Episcopal y su entorno

Durante la Edad Media, los obispos urgeleses fueron cambiando la ubicación de su residencia de acuerdo con las circunstancias de cada momento. Avanzado el siglo XIV, construyeron el núcleo de lo que sería el actual palacio en el sector de levante de la ciudad.

Ver punto de interés

Plaza del Decanato

El edificio del Decanato, de planta rectangular, está adosado a la iglesia de Sant Miquel y cierra el claustro de la catedral por el sector de mediodía.

Ver punto de interés

Sant Ermengol

Ermengol, hijo de los vizcondes de Conflent, fue obispo de Urgell entre 1010 y 1035. Durante sus 25 años de pontificado, fue un gran promotor de obras eclesiásticas y civiles, como la tercera catedral de La Seu d’Urgell, la iglesia de Sant Miquel y numerosos puentes y caminos que dinamizaron el territorio.

Ver punto de interés

Iglesia de Sant Miquel

La actual iglesia de Sant Miquel, dedicada hasta el siglo XIV a san Pedro, es el último vestigio de la actividad constructiva del obispo Ermengol en La Seu d’Urgell durante el siglo XI.

Ver punto de interés

El Beatus

El Beatus de La Seu d’Urgell es una pieza excepcional, de valor incalculable. Se trata de un manuscrito del siglo X, profusamente decorado con miniaturas de gran viveza cromática y de gran contenido simbólico, del cual se conservan 239 folios.

Ver punto de interés

Museo Diocesano

El Museo Diocesano de Urgell agrupa un interesantísimo conjunto artístico procedente de las diferentes parroquias del obispado de Urgell. Las piezas expuestas comprenden un período que va del siglo X al siglo XVIII.

Ver punto de interés

Los constructores

Desde el siglo VI, tres antiguos templos han precedido en el mismo emplazamiento la actual catedral de Santa María, que fue construida sobre una catedral anterior promovida por el obispo Ermengol.

Ver punto de interés

La Catedral

La catedral de Santa María es un gran edificio de planta basilical, con tres naves cubiertas con bóveda de cañón la central y con bóvedas de arista las laterales, reforzadas al este por un potente crucero, los brazos del cual sobresalen en planta y son rematados por dos macizas torres de sección cuadrada en los extremos.

Ver punto de interés

Podemos optar por visitar la catedral por dentro y por fuera. Una opción bastante válida es iniciar la visita desde el interior, al que se puede acceder con una entrada conjunta para la catedral, el claustro, la iglesia de Sant Miquel y el Museo Diocesano. Hay que destacar las extraordinarias dimensiones del interior del templo con las tres naves que organizan el espacio, las alturas de las cuales parecen el preludio de una verticalidad que no sería habitual en los templos catalanes hasta un siglo más tarde. Son igualmente relevantes el claustro y la iglesia de Sant Miquel. Desde el claustro podemos acceder también al Museo Diocesano de, el equipamiento museístico más relevante de la ciudad que cuenta con una colección de piezas procedentes de las parroquias de todo el obispado de Urgell.

Fuera del conjunto catedralicio, podemos continuar con este itinerario resiguiendo el perímetro exterior de la catedral. Flanquearemos la gran torre octaédrica al norte del conjunto para plantarnos frente al ábside central, que representa la culminación de la técnica arquitectónica que guió la construcción del conjunto. Antes de continuar, vale la pena acercarse al Parque del Cadí, donde podemos contemplar el magnífico paisaje de la huerta de La Seu, matizado por el cercano Parque del Segre y coronado por la sierra que da nombre al parque y que es un verdadero símbolo de la capital urgelesa. A continuación, seguiremos hasta la iglesia de Sant Miquel. En ese sitio hay que recordar una figura primordial en la historia de La Seu d’Urgell, el obispo Ermengol, elevado a los altares a los pocos años de su muerte y convertido en patrón de la ciudad. El flanco de mediodía de esta iglesia delimita la plaza del Decanato, una plaza que debe su nombre al edificio del Decanato, edificio con una curiosa historia reciente que lo convirtió en sede del Gobierno provisional de la Regencia de Urgell durante el Trienio Liberal y que cierra por el sur todo el conjunto catedralicio, junto con la iglesia de Sant Miquel. Actualmente sus dependencias forman parte del Museo Diocesano de Urgell. Al lado opuesto del ábside de Sant Miquel, la antigua iglesia dels Dolors, de grandes dimensiones y de una modesta factura del siglo XVIII, ha sido recientemente restaurada para albergar las modernísimas dependencias del nuevo Archivo Diocesano y Capitular de La Seu d’Urgell, uno de los archivos principales de Cataluña por la calidad de su documentación, la antigüedad de la cual se remonta a los primeros tiempos de la dominación carolingia.

Un poco más al sur se abre el gran espacio del Pati Palau, que debe su nombre al enorme edificio del Palacio Episcopal, símbolo del poder de los prelados urgeleses, que cierra la gran plaza por el sector de levante. Y también encontramos, modestamente ubicado en una esquina de la impresionante residencia episcopal, el edificio de los antiguos juzgados, en cuya fachada hay varios escudos heráldicos de reyes y obispos que nos indican la fecha de su construcción, hacia finales del siglo XVIII. Para continuar con el descubrimiento del casco antiguo, avanzaremos a partir de la calle de Sant Roc hasta la calle de los Canonges.

© 2019 La Seu Medieval · Todos los derechos reservados · Política de cookies

Escribe la palabra o palabras que quieres buscar